Thursday, April 28, 2016

Alcalde lorenzo de cima y agueda barojas acusan de mentiroso a menor de edad en pleno evento


Alcalde lorenzo de cima y agueda barojas acusan de mentiroso a menor de edad en pleno evento
Tomado de expresion Guaymas





Por el bendito amor de Dios que horror!!!

México peor que Tailandia en pedofilia

México peor que Tailandia en pedofilia Tomado de:Plumas Libres Los Acapulco Kids Por Alejandro Almazán/emeequis Acapulco, Gro.- La primera vez que Jarocho me ofreció a una niña por 300 pesos le dije que sí, que a eso había ido al Zócalo aquella noche. El tipo, que cuidaba autos frente al Malecón, se echó la franela al hombro y sonrió de tal manera que los dientes le brillaron en el oscuro rostro, reventado por el acné. Luego, cuando se dispuso a traerla de un callejón, dije que no, que mejor volvería más tarde. —De una vez, brother, el yate llega a la una de la mañana y ahí vienen gringos ya rucos que se llevan a las más morritas. Orita hasta te puedo conseguir una de nueve o diez años –dijo con cara de “tú me entiendes, no te cuento nada nuevo”, y sentí tremendo retortijón en el estómago. —Regreso antes de esa hora, nada más no vayas a fallar. —¿Qué pasó, brother? Los hombres sabemos hacer negocios. Y como me caíste a toda madre, te la voy apalabrar pa que te dé un servicio chingón. Ái tú te arreglas con ella si quieres cosas más perversonas. Volví después de que el yate Aca Rey había tocado tierra firme. Entonces supe que Jarochosólo era un mero cazador de clientes, que trabajaba para un proxeneta y que la niña que llevaría esa noche se llamaba Allison. Era adicta a la piedra –esa droga barata que embrutece más que otras– y no pasaba de los 12 años. *** Un día Acapulco se cubrió de verde y de cerdos salvajes que desafiaban los caminos de tierra. Las gargantas de los pescadores toltecas cantaban a los dioses, los bambúes crepitaban con el viento y los mangos petacones engordaban. Mil años después, los aztecas traerían la plaga hasta que Hernán Cortés y su gente la aplastaron a su vez con la gonorrea y la virgen de La Soledad. Luego de 500 años de ensangrentar destinos, llegaron los grandes edificios a la bahía y dividieron la ciudad en dos: la cara bonita y el patio trasero. Agustín Lara le cantó a María Félix, Pedro Infante compró casa y Tintán amó al puerto por siempre. Entonces cayó el nuevo milenio y bajo el brazo trajo un racimo de pedófilos estadounidenses y canadienses que se hartaron de que en Cancún los señalaran. Ellos fueron los que corrieron la voz y, al poco tiempo, Acapulco se transformó en el paraíso de la carne más joven. Desde entonces, los pederastas acarrearon consigo padrotes intocables, madrotas disfrazadas de mujeres abnegadas, nuevas estadísticas del VIH, tendejones para emborrachar a las niñas, revólveres, pobreza de la que unos se enriquecen, vientres abiertos, noches para velar a los chicos, home pages para ver el mapa y saber dónde encontrar niños; hoteleros y taxistas para el trabajo sucio. Rencor y noches y días de ajetreo. Han traído hordas de niños al Malecón, al Zócalo, alcanal que lleva las aguas negras a Hornos, al Oxxo que está rumbo a Telecable, a la Soriana de la Costera, a las canchas de la Crom, al asta bandera, a Caleta y Caletilla, a la barda del restaurante Condesa, a la vuelta del salón de belleza Xóchitl, a la calle La Paz, al hotel Real Hacienda, al puente de la Vía Rápida, al semáforo de Aurrerá, a La Redonda que todos conocen como Las Piedras de la Condesa, a la playa que Cortés bautizó como Puerto Marqués, y a los puteros del centro. Y es por ello que Unicef califica ya a Acapulco como la ciudad mexicana número uno en lo que a prostitución infantil se refiere. Ha desbancado a Cancún y a Tijuana. En estos 1 882 kilómetros cuadrados se concentra casi todo lo que necesita un pederasta: playas increíbles, droga barata y en cantidades pasmosas, ojos que nunca ven y bocas que nunca hablan, hoteles 50% off, un bando municipal que estipula que en Acapulco no se multa a los turistas, prostíbulos donde la mayoría de edad se alcanza desde chicos, padres que piensan que los hijos son moneda de cambio, y niños, muchos niños, que por un bote de PVC o un poco de mariguana están dispuestos a encarar la vida y despistar la muerte con sus cuerpos. *** En las callejuelas del centro, esas que suben dolorosamente hacia el cielo, está el bar Venus. Es una construcción vieja de dos pisos, pintada de mala gana. Es de un naranja parecido con el que Van Gogh pintó el melancólico cuadro The Old Tower in the Fields. La desvencijada puerta es azul, como si quien la cruzara fuera directo al paraíso. Pero no: los ventiladores giran sin énfasis, hay mesitas de lámina extenuada y los clientes son una bola de infelices a los que sólo les queda emborracharse para combatir el calor y la tristeza. Quizá lo más deprimente sea la pista donde bailan las mujeres de vientres poderosos: es una enorme ostra de concreto que arroja luces rojas y verdes. Todo aquello parece sacado de las películas o de los cómics de Alejandro Jodorowsky. Mía bailaba en el tubo como una boa adormecida mientras de la rocola salía la voz de Noelia con eso de“tú, mi locura, tú, me atas a tu cuerpo, no me dejas ir”. Mía, que en realidad se llamaba Ariadna, había cumplido los 14 años el 3 de septiembre pasado y estaba orgullosa de su edad porque eso le ayudaba a que los clientes se pelearan por ella. Intentó sentarse en mis piernas y la mandé a la silla. —¿Qué, eres joto? –preguntó con un hablar pastoso. Ya estaba algo ebria. —No, pero tienes la edad de mi sobrina – y Mía miró como si me hubiera vuelto loco. Luego, ordenó una cerveza mientras enumeró sus reglas: —Me tienes que dar 40 pesos por estar aquí contigo; con eso ya pagas mi cerveza. Si quieres algo más, allá atrás hay cuartos. Cuestan 100 pesos y yo te cobro 200. Si quieres que te la chupe, son 100 más. —A mí sólo me gusta platicar, soy reportero. —Bueno, dame los 40 y platicamos. Al sacar el dinero la miré bien: los ojos, de negro intenso, casi se perdían en la cara; estaba maquillada como los muertos, tenía papada, los pechos apenas le estaban creciendo y su cuerpo rechoncho era de un irreparable color cobrizo. Pagué. Entonces Mía me contó que ese nombre se lo puso ahí un viejo, amigo de la patrona. A ella se le hacía muy estúpido, pero debía aguantarse. “Yo hubiera escogido un nombre como Esmeralda o algo así”. Era de Tierra Caliente, pero había llegado a Acapulco hace medio año para trabajar en un Oxxo, pero cuando le dijeron que en el Venus podía ganar 800 pesos al día mandó al diablo la idea de ser una cajera vestida con uniforme rojo con amarillo. “Ahí en el Oxxo iba a ganar como 50 pesos y a mí me gusta comprarme ropa”. Su mamá no sabe a qué se dedica y, si lo supiera, no le preocupa:“Porque yo la mantengo a ella, a mi abuelita y a dos sobrinos; como mi papá se fue a California y nunca regresó, necesitamos el dinero”. Prostituirse no le quita el sueño. “En mi pueblo venden a las mujeres desde chiquillas, con eso pagan la tele que compran o las cervezas que no pagaron”. También dijo que le gustaría probar las drogas y que un día quiere ser actriz de telenovelas. No habló más porque un gordo, al que le faltaban varios dientes y andaba todo andrajoso, la llamó con la mano en la cartera para que se sentara con él. Se bebieron una caguama como si ambos desfallecieran de sed. Luego, cuando en la ostra gigante bailaba una mujer que parecía haber ido con un carnicero a que le hiciese la cesárea, el tipo se llevó a Mía. Fueron a los cuartos. *** —Mañana tendré dos chicos; acá nos vemos y te paso a uno. Andrew tendrá unos 60 años y sus tres hijos ya le han dado cuatro nietos. Su segunda esposa, según contó, es 10 años menor que él y jura quererla igual que el día en que se conocieron. Puede que sea cierto. Andrew tiene cabello blanco, su piel está lo bastante bronceada como para parecer un trozo de marlin ahumado, y sus ojos son de un gris encendido. Su español es mordisqueado, pero da para platicar. Supuestamente vive en Boston y trabajó en un pub donde los hombres le confiaron nostalgias y proezas de machos. Yo hice eso para acercarme a él mientras comíamos un cóctel de camarones en la playa Caleta. Andrew fue el único gringo que creyó que los niños también eran mi debilidad. Los otros con los que intenté conversar fueron displicentes y no sirvieron de mucho. Desde hace unos cinco años, cuando Jean Succar Kuri calentó Cancún, Andrew entró a las páginas de los pedófilos en Internet y supo a dónde emigrar: Acapulco. Y, sobre todo, a la playa Caleta. —Me dijeron que en Caleta uno consigue niños, pero no sé cómo —le solté cuando Andrew combinaba los camarones con una coca cola de dieta. —Es fácil –dijo con el tono de quien no miente–. Hay que tratar con aquellas mujeres —y señaló a las indígenas que aquella mañana vendían artesanías mal hechas y otras baratijas. —¿Y qué les tengo que decir? —pregunté a Andrew y él me miró como quien le tiene lástima a un pordiosero. —Cómprales algo de lo que venden o dales para que vayan a comer; el chico ya va en el precio. —Como el desayuno… —Sí, como la barra libre. Para ser honestos, no supe si hablar más o propinarle ahí mismo un puñetazo. Nos quedamos callados porque no se nos ocurrió otra cosa y miramos el mar y sus virutas. Por ahí pasó un par de viajeros con mochilas al hombro, un tipo que vendía raspados, una costeña que hacía trencitas, un viejo que alquilaba cámaras de llanta para usarlas como flotadores, un par de pescadores que mostraban mojarras de 10 kilos, un matrimonio con su hijo en brazos, y unos niños que, como si fuesen cachorros, se revolcaban en las olas. A ellos, Andrew los escudriñó como hacen los críticos de arte. —No les digas a las mujeres que eres mexicano, mejor háblales en inglés –Andrew rellenó el silencio. —No me lo creerían. Creo que ya me jodí. —Mañana tendré dos chicos; acá nos vemos y te paso a uno. Son tan inocentes… —¿Y hoy no se puede? —No, anoche fue de locos –replicó y ordenó media docena de ostiones con unas gotas de salsa Tabasco. Cuando me despedí para no verlo nunca más, fui con algunas indígenas y, aunque hablaron en su lengua, entendí que me fuera al carajo. Con la misma importancia me trató el salvavidas de la playa. Usó una lógica absurda y cínica para responder por qué no hace nada contra tipos como Andrew: “Yo nomás cuido que nadie se ahogue”. PD: En el DIF municipal, Rosa Muller, una mujer con un corazón enorme, había contado que las indígenas tienen el hábito de vender a sus hijos a los extranjeros. A mexicanos no. Quién sabe por qué. Otro dato: Adriana Gándara, funcionaria del Centro de Atención a Víctimas de Delito de la PGR, ha dicho que al menos la mitad de los más de dos mil niños que se prostituyen en Acapulco son indígenas. *** Agenda Amarilla del Novedades, El diario de la familia guerrerense. Viernes 21 de noviembre. Dos anuncios: ¡Chavita de secundaria! Tiernita, Bebita hermosa y sexy. ¿Qué esperas? Chiquilla bonita. Soy estudiante de secundaria. Delgadita. Bustona. Llámame. Llamé de un teléfono público. En el primer anuncio contestó un tipo que sabía su negocio. No recuerdo el nombre de la niña que ofrecía, pero la describió con tal labia que no dejaba resquicio alguno para creer que no existía cintura más delgada ni trasero más redondo y levantado que el de ella. —Me hablas de una mujer de calendario, compa. ¿Estás seguro de que va en la secundaria? —Te lo juro por Dios, carnal. La chamaca está garantizada, por eso te la estoy dejando en mil 500 pesos. Ira: ella va a tu hotel y después de dos horas me la regresas. —Deja hospedarme y te llamo otra vez. —Pásame tu celular. Le di un número viejo que dejé de usar. En el segundo anuncio clasificación xxx respondió una mujer con voz de niña. Suponiendo que sí era una estudiante de secundaria, dijo llamarse Lulú, se jactó de tener experiencia y reiteró que estaba dispuesta casi a todo. Cobraba 2 mil pesos y 500 más por tener sexo anal. Nada de fotos, nada de video. —Estoy hospedado en el Mayan Palace –mentí–. ¿Y si no te dejan entrar? —Ya he ido ahí. No te preocupes, me gusta su alberca, está bien grandota. —Pues deja pensarlo y te busco. —Anímate ya, más tarde voy a estar ocupada. —¿Y no te da miedo que sea un asesino o algo así? No me conoces. —Tú tampoco. —¿Y si te dijera que soy reportero y ando contando historias de niñas como tú? Colgó. *** Tú ponle ahí que me llamo Manuel. Tengo 16 años, pero me prostituyo desde hace 10, cuando me salí de la casa porque mi mamá nomás quería a mi padrastro, un viejo cabrón que sabe que si se mete conmigo mi banda de Ecatepec le pone en su madre. He andado por el DF, Hidalgo, Puebla, Veracruz, Cuernavaca y Chilpancingo. Aquí, a Acapulco, ya tiene que llegué como desde 2004. Y está chido. [Estamos en el albergue del DIFmunicipal llamado Plutarca Maganda de Gómez, una religiosa a la que nadie recuerda. Aquí llegan los niños prostitutos que la directora del lugar, Rosa Muller, busca en las calles de Acapulco para darles comida, ropa, dejarlos que se duchen y, si quieren, vivir hasta que cumplan los 18. Ningún chico es obligado a quedarse. Manuel es uno de esos niños que entra y sale del albergue dependiendo de las ganas que tenga de drogarse. Para comprar piedra y mariguana, con lo que le fascina dinamitarse el cerebro, sabe que debe cumplir con el círculo vicioso de escapar, prostituirse, comprar su cóctel letal y ropa nueva que le ayuda a alardear entre la banda de que él ha triunfado; luego vuelve al albergue. Cuando está afuera, gana unos 6 mil pesos a la semana. A él se le hace una fortuna.] En esto siempre hay clientes. La mayoría son viejos, pero hay de todo: gabachos, de Canadá, franceses y mucho mexicano. No es cierto que nomás los turistas de otros países nos busquen. Hay batos más dañados. Checa: está el payaso del Zócalo, el Chapatín; ese nomás quiere que uno le dé y nos regala drogas. Está el del Tsuru gris; es de Cuernavaca, le cae una vez al mes y levanta a dos o tres; paga bien. Está otro cabrón de la taquería Los Tarascos. Está un güey del hotel Real Hacienda que nos deja dormir y él tiene mucha piedra y PVC. Otro güey es uno que anda en una moto rojo; también es padrote. La que también le entra duro es una doña que luego vende burbujas de jabón en el centro; a ella le gustan las niñas y es madrota de mayates. Y está Fátima, una gringa ya señora que vive por el Fiesta Inn. [Manuel no tendría por qué mentir, así que es mejor seguir escuchándolo.] El precio que manejamos casi todos es de 200 pesos, más 100 por quedarnos a dormir. Los gabachos y las gabachas dan más: 400. Y lo chido también de ellos es que te llevan al parque Papagayo, a Recórcholis o se hospedan en hoteles bien chingones. Yo he ido al Avalón, al Hyatt, al Presidente, al Emporio y al Princess. Son muy bonitos. Pero no creas que me apantallan los gabachos. Sé inglés. Bueno, me defiendo. Sé decir cómo me llamo, mi teléfono, de dónde soy y todas las groserías. Así conquisté a una gringa. Tenía como 50 años. Es la gabacha más vieja con la que he estado. ¿La más chica? Una de 30, cuando yo tenía como ocho años. [Manuel trae el cabello teñido de las puntas. Es un chico pura fibra con una mirada zigzagueante. Presume sus jeans Fubu o algo así, como si fuesen unos Versace. Lleva dos días sin drogarse.] Eso es lo que no puedo dejar: las drogas. Los chochos no me gustan porque me amensan. Los hongos me ponen tonto y la coca me quita el sueño. Por eso prefiero la mariguana y la piedra. Unos se paniquean con la piedra, creen que los andan siguiendo, se les entume el cuerpo; a mí no. Ni siquiera me ha dejado loco. Ah, porque la piedra es cabrona. Muchos de la banda se han quedado idos, bien babosos. Con esos ya ni puedes platicar. Ni les entiendes lo que dicen. Pero te decía, con la mota y la piedra la hago. A veces también al PVC, pero poco porque se me mete el diablo. A ese le hago porque la lata cuesta 50 pesos y a mí, el de la ferretería, me lo da a 35. Es que hay noches que me quedo con él y me lo da más barato. [Mientras habla, Manuel bosteza y parpadea como si lo hubieran sacado a patadas del sueño. Se despertó hace cosa de media hora. Por ahí de la una de la tarde.] ¿Qué más te puedo decir? Pues que aquí me ha tocado ver muchas muertes. A un jotito con el que me juntaba lo treparon a un carro y lo apuñalaron. No sé si eran sus clientes, pero yo vi caer al bato. Otro se murió de cáncer y una morrita de sobredosis. Ángel, el gordo, murió de sida. Yo hasta eso soy negativo. Aquí en el albergue nos hacen la prueba a cada rato. No le tengo miedo al sida. Soy un cabrón con suerte. *** Allan García, uno de los editores de La Jornada Guerrero, tiene una memoria implacable para los datos duros y escalofriantes: Hay paquetes exclusivos para pederastas que incluyen hotel y niño. Costos: de 200 a 2 mil dólares, según el grado de pubertad. El chico sólo recibe 20 dólares.Desde los cinco años se prostituyen. A los 18 ya no sirven.Los que controlan la prostitución infantil en Acapulco son, sobre todo, tailandeses. Después del turismo y la venta de droga, la prostitución infantil es la actividad que deja más ingresos en Acapulco. Allan recuerda bien esas cifras porque hace menos de un mes, durante la semana que el DIF Acapulco organizó para hablar del tema, los funcionarios locales de la PGR abrieron sus bases de datos. En esas reuniones también se contó la historia del autobús con un azteca grabado en el parabrisas. Circula por todos lados, menos en su ruta. No levanta pasaje. Suben niñas que se van con hombres decrépitos cada vez que el camión se detiene. De hecho, a la hora de lavar el bus, en el río El Camarón, las chicas se pelean por hacer la limpieza porque el chofer no paga con dinero. Paga con droga y clientela que gasta a puño suelto. *** Eric Miralrío, un acapulqueño que sirvió de guía al reportero, sugirió que buscáramos a Nayeli en el Malecón. La conocía porque apenas este año le había tomado algunas fotografías durante la realización de un documental. Por lo que le escuché decir, la chavita no pasaba de los 16 años, a los 13 fue mamá y su padrote le pegaba para imponer respeto. Parecía un gran personaje. La segunda noche en que la buscamos, otro niño de la calle llamado Chucho nos dijo con su lengua drogada que a Nayeli la habían asesinado de 25 puñaladas. Ya no dijo más porque el PVC lo traía hecho un zombi. Un día después, Rosa Muller, la directora del albergue del DIF municipal, contaría la historia de una Nayeli que resultó ser la misma que Eric conocía. Y esto es lo que viene en la libreta de apuntes: Nayeli era una costeña que desde que nació fue linda. Antes de cumplir los siete años ya era parte del catálogo que un padrote mostraba a los clientes. A los 13, el proxeneta la hizo madre y le quitó el bebé porque le dijo que una adicta como ella lo terminaría matando. Nayeli se la pasó en las calles hasta que un chico de la banda se enamoró de ella y juntos lograron rentar un cuartucho allá por las fábricas. A principios de mayo pasado, salió drogada de su casa y se la tragó la tierra. Los reporteros de la nota roja la encontraron tirada en las calles, con 25 puñaladas. También la degollaron. Muller se enteró del asesinato por las páginas de El Sol de Acapulco, el diario que contabiliza a los muertos. Lo que las autoridades llegaron a saber es que, por unos cuantos pesos, Nayeli delató un quemadero (lugar donde se consume droga). Y los traficantes no perdonan esas cosas. Cuando el DIF quiso recoger el cadáver en el forense para entregárselo a la familia, ya había desaparecido. Nadie quiso saber más del asunto. Muy pocos le lloraron. *** Esa mañana la radio dijo que Acapulco estaría fresco, a no más de 33 grados. A Samy, sin embargo, el sol le caía como un piano en la cabeza: traía una tremenda resaca. Lo conocí en la playa Condesa porque un pescador con un ojo de vidrio llegó a ofrecer de todo: ostiones, el paseo en el paracaídas, hasta que aterrizó en el asunto de la mariguana y los niños. —Conozco a los jotitos de Las Piedras, le puedo decir a uno que venga acá contigo o, si quieres, te lo puedes coger ahí mismo, no hay pedo. Todo el mundo lo hace ahí. Samy traía un pantaloncillo rojo, la playera en el hombro y una sed endemoniada. Le dije que era reportero desde el arranque. Quién sabe si pudieron más las ganas de beberse una Yoli, pero se quedó un rato. Primero dijo que nada más había ido a Las Piedras porque le urgía dinero. Pero ya en el tren de confesiones, presumió que su mejor experiencia fue con una pareja de cubanos, hace un año: mientras él recorrió el cuerpo de la mujer, el hombre lo grabó. Le dieron 100 dólares y con eso se fue a nadar al parque de diversiones Cici, comió en una taquería del centro, se compró dos camisetas y lo demás se lo inhaló. Dejó en claro que no era homosexual: “Yo nomás doy y tengo novia”, remarcó con la pose del Valiente de la lotería. —¿Y usas preservativos? ¿Te cuidas? —No me quedan. Se fue hundiendo sus pies en la arena. No lo he mencionado, pero Samy tiene nueve años. *** Si Rosa Muller se lo propusiera, probablemente sería capaz de contar un millar de historias. Por ella me enteré cómo Yahaira, una niña de Pachuca, llegó un día hasta la casa de Muller con un pastel de cumpleaños, una pierna gangrenada, una tuberculosis invencible y un VIH que le arrojaba dardos a las últimas defensas de su organismo. Murió hace un par de meses. Otra historia que le duele a Muller es la de Oliver, de 12 años. Hasta hace unas semanas, además de prostituirse, se dedicaba a vender drogas. Se le hizo fácil consumir y no pagar al dueño del negocio. Para que escarmentara, para que entendiera que eso no se hace, lo amarraron con cinta canela a un árbol. En 15 días, sólo le dieron agua, sopa de pasta y un centenar de golpes. Así llegó al albergue. A los médicos les llevó varios días salvarle las manos y a él cinco minutos volverse a escapar. Muller, que sabe por qué dice las cosas, jura que a estas alturas Oliver debe estar muerto. La historia más atractiva, sin embargo, es la de la propia Muller. Es decir, la de Mamá Rosy, como todos los chicos la llaman. Resulta que su hijo, hoy de 13 años, solía ir a un internet ubicado atrás del hotel Oviedo, en pleno centro de Acapulco. Iba ahí porque le prestaban el play station sólo por dejarse tomar fotografías. Además, como el dueño del lugar le decía que en la casa de Mamá Rosy había fantasmas, al chico no le interesaba volver a su recámara si su madre no se encontraba. Un día, a Mamá Rosy le llamó la atención que, súbitamente, su hijo fuese huraño, sudara por las noches y hablara de espíritus malignos a los que nadie podía derrotar. La curiosidad la llevó a indagar y a saber que en el café internet siempre había muchos extranjeros que a simple vista no resultaban nada confiables. Con el tiempo, contactó a la policía cibernética de la PFP y en pocas semanas se descubrió que aquel café internet era el centro de operaciones de una banda de pederastas. En abril de 2003, las autoridades arrestaron a 18 pedófilos, 12 de ellos extranjeros, y rescataron a 10 niños. Entre los detenidos iba Enrique Meza Montaño, hijo del entonces regidor por Convergencia, Óscar Meza Celis. Enrique fue el único que obtuvo su libertad a las pocas horas. No importó que él, de 29 años, fuese el dueño del internet llamado Ikernet ni que fuese arrestado cuando estaba en compañía de dos menores. A los otros, la PFP los presentó como parte de una banda que operaba en Europa, Estados Unidos, Canadá y México, además de vincularlos con dos artistas de la pedofilia: Robert Decker y Timothy Julian, ambos sentenciados en cárceles californianas. La edad promedio de los detenidos era de 65 años. Un par de ellos tenía VIH y se “suicidarían” después en las mazmorras acapulqueñas. Ese hecho marcó a Mamá Rosy y fundó una ONG para proteger a los niños. De la gasolinera de su familia sacó los recursos y los chicos la fueron queriendo. El próximo 31 de diciembre terminan los tres años de Mamá Rosy. Los chicos están tristes, dicen que volverán a las calles porque nadie los ha cuidado como ella. Muller, de ascendencia alemana, tiene pensado rentar una casona vieja para llevarse a los niños. “Ya veré cómo le hago, pero no quiero dejarlos, son presa fácil”, dice mientras se acomoda sus anteojos para la miopía. Lo que sí es un hecho es que su hijo poco a poco ha ido saliendo. Ya no ve fantasmas. PD: El pasado miércoles 26 de noviembre, la estadounidense Patricia Katheryn O’Donovan denunció que el neozelandés Murray Wilfred Burney, también conocido como Mario Burney, estaba reclutando a menores de edad para reorganizar la red de pederastas que Meza Montaño y otros dejaron a la deriva. *** Yo era de ésas que andaba vendiendo droga. El buenero (narco) hasta me dio una pistola para defenderme. Era una 22, bien perrona. Le entré porque a mí no me gustó eso de acostarme con los gringos. Bueno, lo que pasa es que un día uno me pegó y ya no quise. De ahí les tiré la onda a las mujeres, pero hubo una, creo que era de Italia porque hablaba bien chistoso, que se puso bien loca en el cuarto, como que quería matarme. Era flaquita y yo, ya ves, pues estoy llenita, así que le puse unos madrazos y me fui. Por eso me metí de dealer. Bueno, me metieron. ¿Cómo te explico? Aquí hay mucho buenero que nos agarra para vender porque a nosotros no nos meten a la cárcel, nomás nos quitan la droga y nos dan unos zapes. Y le entras porque le entras. Si no quieres, te pegan. Dicen que a uno hasta lo mataron. Ya luego me harté y mejor me vine al albergue. No sé qué haré ahora que Mamá Rosy se vaya. Es todo lo que puedo contar. Tengo una vida aburrida. [Silvia, se llama Silvia. Para tener su edad, 14 años, es lo bastante fuerte como para destrozar un piso entero en un arrebato. Le gustaría tener una muñeca.] *** Yo soy Norma. Crecí en Tepito, ahí en la calle de Jesús Carranza. Me fui de ahí porque mi mamá se murió. Tenía sida. Yo digo que mi papá la contagió; siempre fue muy mujeriego, pero quién sabe, mi mamá también tuvo sus novios y cuando andaba drogada no se fijaba. [Otra vez en el albergue Plutarco. Otra historia. Otra niña invisible. Otro cigarro para aguantar.] De lo otro, de cómo empecé a prostituirme, no me gusta hablar. Me da ansiedad. Pero ya estoy aquí, ya qué. Me voy a abrir. Mamá Rosy nos ha dicho que lo hablemos, que eso que trae uno es como una piedra en el zapato o como un anillo que se nos atoró en el dedo. A ver, ahí te va. [A Norma, de 16 años, le han estado sudando las manos desde que sentó. Se la ha pasado secándolas sobre el short de basquetbolista que viste. Trae el cabello mal cortado, como si alguien le hubiese mordido la cabeza. Huele a jabón barato. Hace bombas con el chicle y tiene una sonrisa exacta.] Tendría que empezar a contar que a los seis años me violó un primo. Luego, como a los ocho, me violó un tío, hermano de mi papá. Ya tenía como 11 años cuando mi papá llegó drogado y quiso hacérmelo. Sólo Dios sabe por qué no pudo. Si me lo hubiera hecho, seguro yo también tuviera sida. Desde ahí ya no me gustaron los hombres. Me dan asco. Pero hace como cuatro años cuando llegué a Acapulco, me dijeron que había señores que se acostaban con la chamacada. Yo, al principio, no quise. Luego ves que les regalan cosas y que la banda trae dinero. Entonces dije “chingue a su madre, le entro”. Eso sí: siempre lo he hecho bien drogada. Como que en mi juicio no se me da, hasta me dan ganas de vomitar. La bronca es que luego ni te acuerdas de lo que te hicieron. Yo luego he despertado con dolores en todo el cuerpo y con moretones. Con quienes sí me ha gustado, la verdad, es con las gringas. A ellas sí se los hago como con amor. Había una que me buscaba mucho. Ella me regaló un celular y ropa. Me dijo que quería llevarme a Estados Unidos para que viviera con ella, pero ya nunca volvió. [Norma se levanta, dice que va al baño. Se ve rara, ansiosa, sin saber por qué. Todo empezó porque le pregunté si ese tatuaje mal rayado que dice Faby era en honor a la gringa y ella dijo que no, que Fabiola es una historia que ahora que vuelva va a contar. Regresa y cumple con su palabra.] Fabiola fue mi novia, pero me hizo como trapeador. Era una cabrona. Decía que me quería y andaba con hombres. Yo le lloré, le dije que mi hijo, ¡ah!, porque tengo un hijo de cuatro años que no he visto hace mucho, necesitaba una mamá como ella. Le valió madre. Nomás me engañó. Hasta los papás de ella me querían, decían que algo como yo era lo que Fabiola necesitaba. Ahora la odio y amo a Diana, la chava que hace rato vino acá con su bebé. Diana sabe que ahora que termine de estudiar enfermería voy a cuidar de ella y el bebé. Lo malo de Diana es que todavía actúa como una niña y luego no sé ni lo que quiere. [Intempestivamente, Norma me pregunta que si ya se puede ir. No puedo obligarla. Al poco rato, la psicóloga llega como un ventarrón con la mala noticia de que Norma se ha enterrado las uñas en la cara y que se la ha pasado quemando las cartas que le escribió a Fabiola. Me siento un imbécil. Mamá Rosy irá a tranquilizarla y Norma volverá con el rostro sangrante. “No hay bronca, luego me pongo locochona”, dice con el tono de quien asume toda la culpa sin tenerla. “Ahorita me curo yo, ya me enseñaron en la escuela cómo hacerlo”. Lleva medio curso para auxiliar de enfermera. Se lo paga Mamá Rosy. Me dice que ahora que se reciba vaya a su graduación.] *** Frente al bar Barbaroja, en la playa Condesa, abordé un taxi en la Costera Miguel Alemán. —¿Tú sabes dónde puedo conseguir morritas? —Ahorita, por la hora, nomás en el Tavares, el Sombrero o en las casas de cita. Ya son las cinco de la mañana. —Pero tengo gustos raros: quiero niñas, o niños –dije mirándole los ojos por el espejo retrovisor. El conductor, como si le hubiera dicho que necesitaba comprar un perro, buscó entre su celular ciertos números de contactos. —Conozco a un cabrón que tiene pura chamaquita. Ya he trabajado con él, es seguro, no te roban y todo es muy discreto. Deja llamarle. Habló con tal desenvoltura que bien podría renegociar el TLC. —Dice que las tiene ocupadas. Es que ya es tarde, el bisne hay que hacerlo a media noche. Aliviado, me bajé en un hotel que no era el mío. La cara del taxista, en la duermevela, no me dejó en paz. *** Es viernes por la tarde y en el Zócalo de Acapulco hay una cacofonía sostenida. Cuando mis padres me traían yo sólo veía boleros libinidosos, indígenas que se la pasaban expulgando a sus hijos, jóvenes que llevaban en sus cabezas cubetas en equilibrios imposibles, perros comiendo basura, al vendedor de globos, una catedral cuya entrada olía a excremento, basura y tamarindo; un puesto de periódicos que sólo vendía malas noticias, la nevería, policías que se la pasaban rascándose la cabeza, un quiosco donde los gringos se tomaban fotografías con las indígenas, como si las mujeres fuesen unos macacos, y una acera de restaurantes donde uno terminaba con diarreas interminables. Hubiese visto ese mismo zócalo si no fuera porque Mamá Rosy me hizo un croquis de lo que uno nunca ve. Entonces vi que, en efecto, la banca que está frente al Oxxo es para que se sienten las mujeres que buscan niño. Unos metros adelante, a la derecha de sur a norte, hay otra banca que rodea un árbol. Esa es para las niñas. Los pederastas lo saben muy bien. Quien busca acción con manos infantiles tiene que sentarse donde trabajan los boleros; la mercancía llega sola. En la noche, con sacar el celular y mantenerlo encendido, basta para que los chamacos se ofrezcan. Ahí está la gorda que vende burbujas, metida en unas mallas de lycra, al lado de un tipo cuya cara parece retrato hablado de la PGR. Es la misma a la que tanto las autoridades del DIF municipal como los chicos ubican como madrota. Vi la lonchería Chilacatazo atestada de indígenas, pero no vi a gringos. Supuestamente, ahí las indígenas ofrecen a sus hijos a cambio de comida. Vi al viejo en short y zapatos que se la pasa ejercitándose mientras escoge a qué chico llevarse. Los extranjeros, sobre todo estadounidenses, comen en El Kiosco. Se la pasan analizando a los chicos como si fuesen catadores expertos. Ni el mosquerío sabía de qué color ponerse por la pena. *** Alexa, Chucho y El Quemado hunden sus rostros en los platos donde les han servido un vomitivo alambre de carne al pastor. Estamos en una taquería por los rumbos del Malecón. Y como hablarán hasta que terminen de comer, sólo queda verlos. Sobre todo a Alexa. Es muy delgada. Dicen que no estaba así. Que de un tiempo para acá trae diarreas. Su cabello tiene un color pariente muy lejano del rubio. Es casi negra. Trae una mochilita rosa donde guarda la lata de PVC. Ella es la menor de los tres: tiene 17 años y una década en la calle. El Quemado y Chucho, que ya rebasan los 20, contarán luego que la niña es huérfana y que qué bueno, porque sus padres le pegaban. –¿Entonces qué quieres saber? –la voz de El Quemado repta por las paredes. –Todo lo que quieran contar. Alexa y Chucho, ya con el estómago medio lleno, se rehúsan a hablar. Pero El Quemado, quien ha perdido todo escrúpulo, resume la vida de ambos: —A Alexa todo mundo se la ha cogido. Y el Chucho ha sido mayate. —Cálmate, güey –reprocha Chucho, un tipo bajito que se cree luchador. —Es la neta, ¿no? ¿Para qué nos hacemos pendejos? Hay que decir las cosas como son. —Pero ya no lo hago con hombres –se defiende Chucho. —¿Pero le hicistes, qué no? —Nomás un tiempo, de los ocho a los 14 años. Alexa se mantiene callada. Nada la hará cambiar de opinión: dejará que El Quemado cuente lo que quiera. No le importa. —Aquí todos hemos sido mayates –dice El Quemado–. Uno necesita el dinero. Neta que si nos dieran trabajo dejamos esto, pero como que le valemos madre al gobierno. Ve a la Alexa, toda puteada. Ve tú a saber si está enferma. La plática se interrumpe porque el mesero nos ha corrido de la taquería. La gente que comía en la otra mesa exigió que se largaran los tres pordioseros y el cliente con más dinero manda. Camino a las canchas de la CROC, donde los tres duermen, El Quemado irá contando que ya no tienen tanta ropa desde que un canadiense al que familiarmente llamó Cris dejó de ir a Acapulco. —¿Él se las regalaba? ¿Era religioso o algo así? —No mames, compa, ese cabrón era un pinche cogelón de morritos. Venía muy seguido al Malecón porque tenía un velero. Ese bato nos daba un chingo de ropa y las drogas que quisiéramos por acostón. —¿Y qué fue de él? —Pues mira: el Cris tenía la maña de pegarles a los morros. Un día, un cuate al que le decimosEl Querétaro no se dejó y le puso sus madrazos. Lo mandó al hospital. Ya tiene como un año que el Cris no se para por aquí. —¿Y qué hay de Alexa? Se ve muy mal. —Simón. Es el sida, esa morra ya tiene sida. Pero uno no le dice para que no se agüite. —¿Y qué hay de tu vida? ¿Por qué te dicen El Quemado? —Porque cuando era morrito me quemé en la casa del Padre Chinchachoma. Se me prendió el suéter por andar de cabrón. Tengo toda la espalda como chicharrón. —¿Y tus padres? ¿Tienes hermanos? ¿De dónde eres? —No, no, no. De mí no vamos a hablar. Además ya te conté mucho y ni un pinche refrescoquisistes comprarme. El Quemado se fue. Chucho se despidió con una pirueta de luchador. Y Alexa dijo que odiaba a los reporteros. *** Jarocho, con sus pies descalzos y su hedor agrio, llevó a Allison hasta el auto. La niña traía un perfume grosero, el cabello lacio, estaba bronceada, apenas le estaban saliendo los pechos, y usaba sandalias y una pulsera de Hello Kitty. —Bueno, yo los dejo –dijo Jarocho con sus 100 pesos en la mano por haber sido el intermediario y a mí me dio la desesperación. Allison iba triste o asustada. No avancé mucho. Me estacioné por la Playa Tamarindos. Estaba por decirle que sólo platicaríamos, y nada más, cuando una camioneta me echó las luces. Pensé que era la policía. Me imaginé en la cárcel y en la contraportada de La Prensa. Pero no, era algo peor: una Lobo blanca doble cabina con vidrios polarizados. —Es el que nos cuida –dijo Allison y volví a experimentar uno de esos momentos cuando el mundo parece detenerse. —¿Y por qué nos sigue? —Porque quiere ver en qué hotel voy a entrar. Empecé a sudar y me sentí pegajoso. Lo único que se me ocurrió fue acelerar. Tan preocupado iba que pasé los semáforos en rojo. Entonces ahí sí me detuvo la policía. Bajé del auto y, entre murmullos, les tuve que decir que era reportero y que la niña era parte de la historia. Uno de ellos, el de mandíbulas potentes, le echó la luz a Allison y ella sonrió de tal manera que en ese momento hubiese podido venderle cocaína a cualquier cártel. “Pues si ya le pagaste, cógetela”, dijo el oficial y yo quise romperle la cara. “Sale, te vamos a dar el servicio”, dijo el otro con su diente de oro como Pedro Navajas. Ahí reparé que la Lobo blanca doble cabina no estaba. Llegamos al estacionamiento del hotel. Cuando Allison, que en realidad se llamaba Gregoria, intentó bajarse del auto para entrar al local, la paré: —Sólo me interesa que me cuenten historias. Allison arrojó un gesto de incredulidad. —Primero págame los 300 pesos y pon una canción de Belanova. —No tengo ninguna de ella. ¿No te gusta U2? —Pon lo que quieras, pero menos en inglés. Es que me gusta cantar, eso quiero ser de grande: cantante. Caifanes se escuchó en las bocinas y ella echó a perder la canción. Entonces Allison tomó la palabra: —Vengo de por allá de Zihuatanejo, allá tengo un novio europeo que luego viene a visitarme acá. Me trata bien. Me compra lo que yo quiera. Él me regaló un celular rosita. Nada más que el que nos cuida me lo quitó, dijo que eso no es para mujeres de mi edad. ¿Esto quieres que te cuente o algo más cachondo? —Así está bien. —Eres bien raro –y le dio una bocanada violenta al cigarro–. Bueno: pues a mi papá lo mataron y mi mamá está en la cárcel. Creo que se robó algo, no sé bien. Y como allá mis tíos me pegaban, pues mejor me vine para acá. Nomás terminé la primaria. Me gusta el color rojo y casi a diario el que nos cuida nos regala piedra. Esa soy yo. —¿Y vives en una casa, rentas un cuarto de hotel? —Ahora me quedo en la casa del que nos cuida. Somos como siete y dos chamacos que se la pasan fregando. —¿Y pueden salir solas? —Depende. —¿De? —Depende. —¿Y a quién prefieres: gringos, canadienses o mexicanos? —Depende. Me gustan los que tienen dinero. Una vez un gringo me llevó a Cancún como un mes. Allá está muy bonito, no sé si conozcas. Aquí, una pareja me llevó una semana a su casa, nomás para estar con ellos, dormirme en medio de los dos y nadar sin ropa. No sé si lo sepas, pero cada cliente es distinto –lo dijo como si hubiese descubierto la rueda. —¿Qué es lo mejor y lo peor que te ha pasado en este negocio? —Lo mejor es conocer gente de todos lados y que además de pagarte te regalan ropa o piedra. ¿Lo peor? Cuando nos pega el que nos cuida. –¿Les pega mucho? –Nomás cuando anda drogado. En su juicio es muy bueno. ¿Cómo te diré? Es cariñoso. Jarocho me había dicho que no me excediera de la hora para no tener problemas y que dejara a Allison a un lado del bar Barbaroja, que ahí alguien la recogería. El plazo estaba por cumplirse. Allison se fue cuando Los Caifanes decían algo así como que “no dejáramos que nos comiera el diablo”. Cuando amaneció me largué de Acapulco, odiándolo.

Ésta es la verdad Más de 5 mil niños están desaparecidos en México

Más de 5 mil niños están desaparecidos en México Encabezan la lista Tamaulipas, Edomex y Guanajuato Más de 5 mil niños están desaparecidos en México Ricardo Bucio Mujica. jueves, 28 de abril de 2016 CIUDAD DE MÉXICO (Apro).- Las cifras de desaparecidos en México no sólo involucran a personas adultas; alrededor de 5 mil niños no han sido localizados desde 2006, cifra que representa 20% del total reportado a la fecha, según el secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes, de la Secretaría de Gobernación, Ricardo Bucio. El funcionario aseguró --de acuerdo con información de MVS Noticias— que la desaparición de menores se ha convertido en una tendencia desde 2010 a la fecha, y no ha presentado disminución, según el registro de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS). Agregó que, aunque el fenómeno se presenta en todo el país, Tamaulipas, el Estado de México y Guanajuato encabezan la lista por el nivel de incidencia. Bucio Mujica recordó que el gobierno mexicano adquirió ciertos compromisos para combatir la desaparición de niños, durante su participación en la más reciente audiencia pública de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Entre las obligaciones adquiridas, adelantó la creación de un protocolo de búsqueda coordinado con las procuradurías de justicia estatales, la Conferencia Nacional de Procuradurías de Justicia y la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago). El expresidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) consideró que el sistema de Alerta Amber –utilizado para reportar y ayudar en la búsqueda de personas desaparecidas— debe ser mejorado, aunque reconoció que a través de este mecanismo, "la gran mayoría de los menores que han podido ser localizados".

teresa lizarraga y Ratas de guillermo padrés y el gran vacío en la ley.....

teresa lizarraga y Ratas de guillermo padrés y el gran vacío en la ley
Ya anda es increible de Los ratas de guileermo padres como teresa lizarraga y los vendedores de niños como iveth dagnino de padrés y los que robaron terrenos en el mar y se auto adjudicaron todo lo que por derecho le corresponde a los ciudadanos Mexicanos Sonorenses 







Y no conformes con su robadero al erario  en elecciones hicieron de todo!! para ganarlas!!!! y cuando digo  de todo es todo!! no repararon en quebrantar la ley e incluso hacian las peores campañas negras  que usted se pueda imaginar 
AQUI EN GUAYMAS EN PASADAS ELECCIONES NO EXISTIÓ ÉSO DE LA FEPADE Y DIOS??? POR AQUI NO ANDUVO LE DIÓ PENA Y MEJOR SE FUÉ Y SATANÁS HIZO DE LAS SUYAS DÁNDOLE EL GANE POR FIN A LOS PANISTAS PARA DESGRACIA DEL PUEBLO GUAYMENSE AH! Y CON AYUDA DE UNA PRIISTA ÉSO LO TOCARÉ EN OTRO PUNTO 
CABE HACER MENCIÓN QUE POR RATAS Y BANDIDOS GENTE COMO TERESA LIZÁRRAGA 
QUIEN DESVIÓ MAS DE $ 6,000,000,000.00 MXN SÍ SEIS MIL MILLONES DE PESOS (CON RAZÓN ANDABA EN YATESOTES EN SAN CARLOS NUEVO GUAYMAS SONORA ) FUÉ PREMIADA CON UN CURUL EN EL CONGRESO ALLÁ POR SAN LÁZARO AL IGUAL QUE OTRAS RATAS BANDIDAS LÉPERAS Y CORRUPTAS IGUAL O PEOR QUE ELLA!!! Y QUE DECIR DEL MEGA TRAIDOR OPORTUNISTA Y PRESUNTO CULPABLE DEL ASESINATO DE MARIA DE JESÚS LLAMAS CORONADO


 Y DESAPARICIÓN DE MI HIJO EMMANUEL 

SÍ EL NEFASTO Y PODRIDO  MANUEL VILLEGAS!!! 

SÍ ÉSE LÉPERO DUEÑO DE DECENAS DE COLEGIOS PRIVADOS ÉSE MISMO  ÉSE ESTÁ REQUETE PREMIADISIMO EN EL CONGRESO DEL ESTADO DE SONORA CON UN CURUL!!! GRACIAS A SI AMIGUITA LA QUE TIENE UN RATÓN Y QUE SE IRÁ PRONTO A SEDESON SÍ ELLOS ENTRE OTROS HAN SIDO PREMIADOS POR DESVIAR RECURSOS DEL ERARIO Y ENRIQUECERSE DE LA NOCHE A LA MAÑANA  Y SUJETOS DE CUELLO BLANCO QUE IRÉ COMENTANDO AQUI Y TODOS LOS QUE NO TIENEN CURUL U OTRO PUESTO??? QUE CREE USTED  YA SE PELARÓN!!! PUES SÍ AMIGO LECTOR EN POCAS PALABRAS LA LEY Y LA JUSTICIA NO EXISTE EN TODO MÉXICO  PARA ÉSTOS SUJETOS LÉPEROS Y BANDIDOS!!!!,Y  NUESTROS HIJOS DESAPARECIDOS Y LOS 300  BEBÉS VENDIDOS???? PUES QUE SE VAYAN AL DIABLO!! PUES LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES PARA ELLOS NO EXISTEN !! Y AL IGUAL QUE SE VAYAN AL INFIERNO TODOS LOS PENSIONADOS Y JUBILADOS Y LOS QUE OCUPAN VIATICOS Y PEOR AÚN LOS QUE SE ESTÁN MURIENDO DEL ISSSTESON DE TODO EL ESTADO DE SONORA!!! PORQUE QUE CREE USTED AMIGO LECTOR??? GRACIAS AL ROBADERO DE ÉSTOS RATAS Y EL DESFALCO QUE HICIERON Y FUERON PREMIADOS CON UN CURUL EN LOS CONGRESOS (EL ESCAPE DE TODOS LOS RATEROS DE CUELLO BLANCO COMO ELLOS ) ÉSTA SEMANA LE LLEGÓ EMBARGO A ISSSTESON!!! Y QUE CREEN?? TODAVÍA TIENE EL CINISMO UNA TAL MIRTA CASTRO QUE SE DICE PERIODISTA DE IR A GRITAR CON UN MEGÁFONO  ENFRENTE DE ISSSTESON HECHÁNDOLE LA CULPA A OTROS POR LOS DESFALCOS DE ÉSTOS LÉPEROS!!! HAGAME USTED EL GRAN FAVOR DE DIOS!!! NO CABE DUDA EL DIZQUE PERIODISMO HUNDE MÁS Y MÁS Y MÁS A LOS MEXICANOS Y ÉSE TIPO DE SUJETOS CON CUELLO BLANCO SIGUEN EN LOS CONGRESOS  PREMIADOS Y ABRAZÁNDOSE FELICES DE LA VIDA RIENDOSE DE LA DESGRACIA DE LOS CIUDADANOS GRACIAS AL GRAN VACÍO EN LA LEY CON RAZÓN EN TODO EL MUNDO NOS DICEN MÉXICO LINDO Y CORRUPTO!!! Y SON TAN CÍNICOS QUE CREEN QUE NADIE LEE, NADIE VE, NADIE ESCUCHA, CUANDO TODO EL MUNDO LOS OBSERVA!!! Y QUIEN VA A REFORMAR Y ACABAR CON ÉSE GRAN VACIO EN LA LEY?? NADIE!!! PORQUE PARA ÉSO ESTÁN EN LOS CONGRESOS ÉLLOS MISMOS PARA PROTEGERSE Y QUE POR NADA NADIE EN EL MUNDO ENTERO LOS JUZGUE DEBIDAMENTE 


Tuesday, April 26, 2016

Recibe voluntariado Isssteson juguetes y dulces de Dif Sonora

Recibe voluntariado Isssteson juguetes y dulces de Dif Sonora Recibe Voluntariado ISSSTESON juguetes y dulces de DIF Sonora Norma Escalante de Claussen, titular del Voluntariado ISSSTESON, acompañada de damas voluntarias, acudieron esta mañana a las instalaciones de DIF Sonora donde recibieron donativos de dulces y juguetes para los festejos del Día del Niño que llevan a cabo. En nombre de la Gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, el donativo fue de manos de la señora Margarita Ibarra de Torres, Presidenta de DIF Sonora; Karina Zárate Félix, Directora General de DIF Sonora; y Lupe Lorenia Larrinaga, Titular Oficina de Enlace con Voluntariado de DIF Sonora.

Los candidatos de Susana Corella para el 2018

Los candidatos de Susana Corella para el 2018 al parecer seràn
 Susana Corella para alcaldesa de Guaymas
Ruben contreras herman para diputado local
Javier Carrizales para diputado federal
y el jefe de campaña rafa castro  alli nomas!!! ME PREGUNTO CON QUÈ GENTE PENSARÀN GANAR ELECCIONES LA MASTER SUSANA?? O PENSARÀN PERDER ELECCIONES CON LOS PANISTAS DE SU HERMANO MANUEL VILLEGAS COMO PASÒ EN PASADAS ELECCIONES??

Monday, April 25, 2016

Fernando espinoza campillo sobrino de sub tesorera e hijo de candidata irma campillo da servicio a Ayuntamiento

Fernando espinoza campillo hijo de la candidata irma campillo da servicio de publicidad al Ayuntamiento gracias a su tía la sub tesorera Que Bonita Familia!!!! No me cree? On pruebas aqui